RSC: Nuestros actos tendrán su eco en la Eternidad

A raíz de un proyecto que desarrollamos en Kaizen Proyectos (antes teníamos otro nombre) hace varios años (plantamos un Bosque Corporativo al que pusimos de nombre ‘Bosque con Alma‘) reflexioné profundamente sobre la responsabilidad social (RS) y sobre la RSC.

Esta acción, a parte de tener como objetivo compensar la huella de carbono de nuestra actividad empresarial, nacía impulsada por nuestros valores y principios personales:

un profundo respeto y admiración por la Naturaleza y el deseo de aportar nuestro granito de arena en la preservación de nuestro entorno natural. Nuestra RS tan solo estaba siendo trasladada a nuestro ámbito profesional.

Desde todos los ámbitos se insta a las empresas a que  practiquen la RSC y al  ciudadano/consumidor se le invita a que invierta en empresas con tal comportamiento.

Muchas empresas se están ‘subiendo al carro’ para preservar su reputación, otras ‘obligadas’ por leyes y presión mediática aunque algunas , más cada día, asumen este comportamiento en base a los principios y valores de sus dirigentes y trabajadores.

Es decir, no es lo mismo que una gran multinacional se comprometa a eliminar de su cadena de valor las sustancias tóxicas movida por una intensa presión mediática en contra que por decisión voluntaria nacida de un profundo convencimiento de sus directivos, accionistas y empleados.

La RS es algo natural que nace de la libre voluntad. Pero hasta que llegue el momento en que las personas sientan y asuman ese grado de responsabilidad, hacia los demás y hacia el planeta, se necesitarán acuerdos y leyes para asegurarla y regularla.

La RS es una actitud ante la vida, un reflejo de coherencia en la vida de la persona. Requiere de un compromiso interno. Toda persona, organización, empresa, colectivo, etc. está sujeta a ella , lo quiera o no, desde el mismo momento en que forma parte de la sociedad y sus acciones conllevan un impacto en ella.
                                             La evolución del ser humano es ‘trabajo de equipo’

Una de las cosas que más nos gusta hacer en Kaizen Proyectos es iniciar a nuestros clientes en la práctica de la RSC. Muchos de ellos son autónomos, comercios y micropymes y se sorprenden mucho cuando les mostramos que la RSC no es sólo para las grandes empresas y que todo proyecto empresarial puede ejercerla.

En la actividad empresarial, cada gesto, grande o pequeño, cuenta a la hora de implementar hábitos, estrategias y procesos laborales que mejoren nuestro impacto en personas y espacios:

reciclar y reducir, potenciar la conciliación, controlar la emisión de CO2, plantar un bosque, trabajar pro bono, mejorar la relación con los públicos de interés, comunicar con transparencia, ahorro energético, diseño y construcción sostenible, apoyar productos y servicios de empresas responsables, mejorar nuestras capacidades y habilidades sociales, invertir en el bienestar del capital humano de nuestra empresa, apoyar el ecosistema comunitario local, etc.

¿Qué hacemos en Kaizen Proyectos para ejercer nuestra RS? 

Todo lo que podemos:  trabajamos con Triodos Bank (Banca Ética), elaboramos planes de eficiencia en todas las áreas para ahorrar tiempo y recursos materiales, no imprimimos más que los documentos imprescindibles, donamos tiempo o dinero a alguna causa solidaria, seleccionamos proveedores de servicios y materiales responsables, minimizamos  el impacto medioambiental de nuestras acciones todo lo posible (uso de transporte,etc.), reciclamos, …

En fin, hacemos todo lo que está en nuestra mano, dado nuestra ‘tamaño’.

Actuar con responsabilidad social , en resumidas cuentas, implica sencillamente decir sí o no y elegir siempre con criterios sostenibles y responsables pensando en lo que interesa y necesita la sociedad, en qué tipo de economía y sociedad queremos,  en aportar siempre en positivo allí donde actuemos.

Pero, ante todo, se es un ciudadano responsable socialmente, y ejercitas esta actitud allá donde te encuentres:   en tu trabajo, en tu hogar, en tu tiempo libre, etc.

Respecto a este tema me vienen dos frases:

‘Por sus frutos los conoceréis’ (sólo cuentan los hechos y no las palabras o los acuerdos a los que te adhieras) y ‘Que tu mano izquierda no deshaga lo que hace tu derecha’ (hay que actuar en todas las áreas simultáneamente).

Por poner un ejemplo:

UPS, en 1998, fue la primera empresa de mensajería en implantar el sobre express de envío reutilizable y hecho de 100% de fibra reciclada. Un gesto sencillo, sí, pero que implantado por todas las empresas de mensajería tendría un impacto positivo determinante.
No importa el ‘tamaño’ de la huella que dejamos pero sí , si es positiva o negativa.

La pregunta que debes hacerte es :
¿qué estoy haciendo para que mis acciones (individuales y profesionales) influyan positivamente en personas, espacios y sociedad en general?

Cada vez, somos más los que creemos firmemente que  -Lograr una Economía y una Empresa responsable socialmente, ética y sostenible es tarea de todos- 

Muestra de ello es el RSEncuentro que se viene celebrando desde hace varios años, una iniiativa que os invito a conocer.

 

Concluyo con una frase de la película ‘Gladiator’ altamente inspiradora en la que creo firmemente:

 ‘Lo que hacemos en la Vida tiene su eco en la Eternidad’

¿Qué eco te gustaría que se escuchase de ti?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *