Papá, mamá: trabajo como copywriter

Papá, mamá: trabajo como copywriter


Desde que el hombre inventó la escritura han existido personas (mayormente hombres) encargados de escribir en nombre de y para los demás, ya que leer y escribir era un privilegio del que sólo ciertas personas disfrutaban en el pasado: se les llamaba amanuenses, copistas, escribanos, calígrafos, pendolistas ….

Hoy en día, siguen existiendo personas que se ganan la vida escribiendo para otros, de una u otra forma: Ghost writers o escritores fantasma, publicistas, guionistas, community managers, periodistas, bloggers … Si se te da bien escribir puedes redactar desde manuales de instrucciones, guías de viajes, biografías … y lo que se tercie.

 

Breves pinceladas para contextualizar

Sumerios, indios, mayas y egipcios se disputan el invento que cambió la forma de comunicarse del ser humano: la escritura.

En los años 20 se encontraron restos arqueológicos de ‘bullas’ , esferas de barro donde se introducían bolitas y conos de distintos tamaños llamados ‘calculi’ representando unidades, decenas y centenas. Hace 5.500 años, al sur de Irak, un contable que no tenía ‘calculi’ suficientes, anotó el número de animales con marcas ‘sobre’ una ‘bulla’ : y ese fue el comienzo aunque hubiera que esperar 1500 años para el primer alfabeto.

Todas las escrituras fueron en principio pictográficas (signos que representaban cosas); luego los signos se convirtieron en ideogramas y después, combinando dos ideogramas, se logró expresar ideas. Más tarde, el ingenio humano inventó el fonograma: dibujos que representaban sonidos silábicos y que podían unirse para formar palabras (gereoglíficos egipcios).

La historia del oficio de escribir,propiamente dicho, tiene su origen en los albores de la civilización. En el Museo del Louvre se halla la escultura ‘Escriba sentado’ que representa a un escribano egipcio. Existió en en la antigua Grecia y después en Roma, donde el señor hacia copiar a sus esclavos cualquier libro destinado a su biblioteca particular para pasar, en la Edad Media, a ser ejercido por monjes en los centros monásticos, donde se encargaban de reproducir los libros, copiándolos (por ello se les llamaba copistas).

Este oficio, antiguamente era considerado como de origen divino, ya que permitía gravar y transmitir la palabra de los dioses. Por ello, era un oficio de gran dignidad y de gran de respeto. De este concepto de sacralidad, que en occidente se perdió hará doscientos o trescientos años, algo queda en el mundo islámico y en el lejano oriente. En estas culturas, el calígrafo sigue siendo muy respetado y su obra merece decorar los salones de los más importantes palacios, por ejemplo.

Desde los tiempos de la antigua Grecia se ha utilizado la escritura para crear belleza y conmover. En el Renacimiento, surge el ensayo, que podría describirse como una reflexión informativa sobre un tema con la finalidad de informar y persuadir al lector. Y, pasito a pasito, hemos llegado hasta nuestros días donde prima lo audiovisual y la tecnológica.

 

   El Escriba Sentado (escultura de El Louvre)

 

Volviendo a nuestros días….

Ya no escribimos en arcilla, papiros, pergaminos …. Dentro de poco ni siquiera en papel: hoy día escribimos digitalmente, en dispositivos electrónicos, y compartimos y archivamos lo escrito en formatos digitales también. Como es lógico, han surgido nuevas profesiones en respuesta a esta nueva forma de generar y compartir información:   estamos en la era de la Narrativa Transmedia.


 

Cuando empecé en esto del  marketing de contenidos y demás  y les expliqué a mis padres (tienen más de 80 años) en qué consistía mi trabajo no pude decirles:

”Papá, Mamá …. ¡ahora trabajo como copywriter (o community manager)!”

La forma más sencilla que encontré para que lo entendieran fue decirles

”Papá, Mamá …. trabajo escribiendo desde Internet para empresas y negocios de otras personas que no tienen tiempo, no saben cómo o simplemente no les gusta hacerlo. Además, me encanta.”

 

Por cierto, copywriting y creación de contenidos no son ‘exactamente’ lo mismo (si bien ambos son contenido ‘escrito’ usado como herramientas de marketing) de igual modo que un whitepaper no es lo mismo que un ebook:

el primero, en mi opinión, tiene como finalidad conseguir una respuesta directa más ‘comercial’ por parte de la persona que nos lea (anuncios, web, newsletters, landing pages, emails… : la síntesis de ideas es fundamental; la creación de contenidos tiene como principal objetivo aportar valor a nuestros públicos bien sea informando, generando contenido educativo, inspirando, entreteniendo…. Si se logra todo a la vez, mejor. Pero ten claro cuando estás haciendo ‘publicidad’ y cuándo creando contenido.

Como leí una vez en un post: el contenido va preparando el terreno y el copywriting se encarga de cerrar el trato.

¡Cuestión de matices!

Citando a Ludwig Mies van der Rohe : ”Dios está en los detalles”…..

 

Sobre cómo llegué a dedicarme a esto daría para otro post pero os diré que:

escribo desde que tengo uso de razón (he llevado diario desde niña), que uno de mis hábitos es tomar notas de aquello que llama mi atención en mi día a día (escribo hasta en los reversos de los tickets de compra), que mi primer blog lo creé hace unos 15 años y que nunca se me ha pasado por la cabeza escribir libros (hay muchas formas de vivir la pasión por comunicar).

”Escribir es un oficio que se aprende escribiendo”  -S. de Beauvoir-

“Hay dos clases de escritores geniales: los que piensan y los que hacen pensar”  -Joseph Roux-

 

Si tienes un comercio, negocio o empresa de cualquier tamaño, forma jurídica y sector y quieres que tu proyecto empresarial dé lo mejor de sí mismo … hablemos:

si no tienes una estrategia de comunicación y marketing adaptada a tus necesidades, intereses y características, por muy bien que pienses que te va, no tardarás en observar que te quedas atrás y que otros a tu alrededor avanzan.

¡Descubre todo el potencial de tu proyecto empresarial!

Valoración inicial sin compromiso.

 

_____________________________________________________

    ESCRIBO, LUEGO PIENSO

Escribo por trabajo pero, a veces, también escribo para posicionarme entre la ingente cantidad de información que nos rodea. Escribir lo que he vivido y lo que pienso me sirve de brújula interior.

Si quieres conocer mi lado más personal pásate por AQUÍ