'Ser o no ser, esa es la cuestión: reinventarse o morir'

'Ser o no ser, esa es la cuestión: reinventarse o morir'


‘’Cambiar el rumbo de nuestra trayectoria profesional puede estar motivado por la necesidad y el deseo de desarrollar nuevas facetas de la personalidad y cualidades personales que nuestro actual trabajo no nos permite. Hoy en día, ya no te preparas en una sola especialidad para trabajar el resto de tu vida en la misma empresa. Se puede trasladar el conocimiento y experiencia adquirido de un sector a otro. Lo que sabemos y hemos aprendido podemos aplicarlo allá donde vayamos’’

 

Leí este párrafo en un libro pero ahora no recuerdo el título. Quizás fue en ‘Madera de líder’ de Mario Alonso Puig pero no puedo asegurarlo.

 

 

Copie esas líneas como si las hubiera escrito el autor para mí especialmente. En aquella época estaba preparándome para dejar el sector profesional al que me dedicaba y dirigirme al de la Comunicación y las Relaciones Públicas. Era lo que me gustaba, lo que se me daba bien y lo que había estado haciendo toda mi vida… sin saberlo, de una forma u otra.

Todas las horas en las que no estaba trabajando (mediodía, al salir, fines de semana y vacaciones) las empleaba en hacer mis pinitos en el sector al que quería dedicarme a tiempo completo.

Como podréis imaginar, lo hice. Deje mi antigua vida para no volver jamás….

¿Qué mueve a una persona a preferir empezar de cero, a enfrentarse a lo desconocido, a trabajar por su cuenta y riesgo a un puesto estable, con un sueldazo y un horario-vacaciones estupendísimo?

 

Aunque bueno, lo del dinero sobra porque aquí todos sabemos que el dinero no da la felicidad y no es lo más importante ¿a que sí? (y a callar los que estáis pensando ‘No, pero ayuda’).

Pero lo de salir a las 17 horas cada día y tener vacaciones en Navidad, Fallas, Semana Santa, puentes y 2 meses en verano …. Sí es un aliciente ¡eh!

A lo que vamos: ¿qué mueve a una persona a preferir ‘dar el salto’?

Pues básicamente, lo que expresan las palabras del comienzo:

‘la necesidad y el deseo de desarrollar nuevas facetas de la personalidad y cualidades personales que el actual trabajo no permite’….

 

Ya lo dijo Maslow: el ser humano tiene necesidades variadas y, entre ellas, la de auto-realización. Mi trabajo no me permitía auto-realizarme (lo intenté de todas las formas posibles) y cuando ‘toque techo’ supe que era el momento de re-orientar mi trayectoria profesional y hacer lo que siempre me había gustado hacer. Ya no era la misma persona que años atrás, había madurado, había evolucionado y mi enfoque sobre el rol socio-profesional de la persona también. Los motivos por los que la Vida me había llevado por el camino por el que lo había hecho, ya no importaban.

Necesitaba explorar nuevos territorios.

No todas las personas tienen esa aspiración o inquietud (dependiendo del momento en que decidas prestarle atención). Pero cuando la tienes, cuando aspiras a la auto-realización o plenitud de Vida, el trabajo con el que te ganas la Vida es un elemento clave para lograrla.

“Lo que haces para ganarte la vida importa y mucho, al margen de la cifra a final de mes. Nadie debería ganarse la vida en aquello que no tiene que ver con sus valores. La incongruencia entre lo que se es y lo que se hace es una de las fuentes más grandes de infelicidad. Ir cada día a un lugar que no le habla al corazón, sólo porque al final del mes hay una paga es triste poco productivo y a la larga destructivo”  (Raimon Samsó).

 

No todas las personas tienen claro desde que son pequeñas lo que quieren ser de mayor. Ni todas lo tienen claro a los 18 a la hora de escoger carrera universitaria.

Si por mí fuera…..¡Me hubiera dedicado a tantas cosas! Hay muchos trabajos que me gustan y considero interesantísimos. Cuando leo algo sobre ellos me digo: ¡A eso me hubiera gustado dedicarme!

Pero resulta que hay algo que se me da bien de forma innata. Algo que hago desde que tengo uso de razón de forma espontánea. Es algo inherente a mi esencia personal. Cuando lo hago, me siento como pez en el agua, fluyo. Así que me dije: ¿porqué no hacerlo de forma profesional? (sí,  que gratis ya lo había hecho bastante….).

 

                   Ken Robinson llama a esto EL ELEMENTO:

 


 

¿Quién no ha leído o escuchado la palabra Reinventarse?

Personalmente, no me gusta mucho pero….sirva para contextualizar lo que hoy quiero compartir aquí con todos vosotros.

 

Uno de los influencers más conocidos sobre este tema es Mario Alonso Puig.

Según Alonso Puig, reinventarse significa cambiar de mentalidad, cambiar la forma de ser y de estar en el mundo.

En una cosa sí coincido con él y es cuando llama a el momento en el que una persona hace ‘click’ que da pie a reinventarse ‘punto de insatisfacción inspiradora’. Sino se llega a dicho punto es muy raro que se produzca la reinvención. Hablamos del momento en que la persona toma consciencia de la absoluta necesidad de cambiar porque ya no puede seguir como antes pues siente un profundo deseo de llevar su vida a otro nivel.

Y esta es mi historia. Nada del otro mundo, lo sé, pero estoy segura de que muchas personas se sentirán identificadas con ella. Encierra muchos años de trabajo intenso y superación personal. No he dado muchos detalles personales porque, aunque no os lo creais, con todo lo extrovertida y comunicativa que puedo llegar a ser, soy de lo más reservada en lo que a mi vida personal se refiere.

Termino el post con una inspiradora TEDX que habla sobre el poder del ‘todavía’ para todos aquellos que TODAVÍA no han encontrado su elemento.

 

 

 

Como broche final comparto la historia de Liz Murray. Un ejemplo, como tantos otros, de superación personal en situaciones adversas, de resiliencia humana. Esto sí es reinventarse y encontrar tu elemento.

 


La adolescente indigente que llegó a Harvard

 

___________________________________________________________________________________________________

 

Lecturas relacionadas:

El caso de Louis L.Hay (uno de tantos)

‘Nunca es demasiado tarde’  de Tom Butle-Bowdon

‘Factor de los 40’ (personas que empiezan a ‘despuntar’ hacia su quinta década) : Teresa de Calcuta, Gandhi o Eleanor Roosevelt, Dan Brown, Liechtenstein, Hugh Laurie, Max Weber, Thomas Kuhn, Christian Dior, Samuel L. Jackson, Sam Walton, Lech Walesa, Joseph Campbell, Ian Fleming, T. S. Elliot …
“La magia del medio siglo” (el legado de la experiencia) : Fritz Perls, Chaucer, Bukowski, Leonardo da Vinci, Stuart Mill, Kant…
“La mina de oro de los 30 años” (la gente que se guarda lo mejor para el final) : Benjamin Franklin, Tolkien, Perrault, Humboldt, Lloyd Wright, Ming Pei, San Agustín, Voltaire, Verdi, Drucker, Miguel Ángel o Louis Armstrong.

 

 


Yolanda Ávila - Comunicación y Marketing